miércoles, 21 de marzo de 2018

SALIMOS A LA CALLE

Yo si te creo, Mariano. Creo en ti porque como buen trilero sabes esconder la bolita y buscar los ganchos que te ayudarán a convencer a la víctima de la estafa. Por eso, porque te conozco, resultó algo complicada mi presencia en la manifestación de pensionistas el dia 17 en Gijón. Y es que entre tanta gente con tantas bandera rojas era harto dificicil no salir en la foto sin que alguna de ellas ondease en el fondo. Y es que claro, claro que vas a subir las pensiones aunque no te voten los presupuestos y alli estarán CCOO y UGT para darte el visto bueno. Pero ahí está la estafa, amigo Rajoy, tu no mientes, lo tienes claro. Tu eres el capataz encargado de cumplir las apetencias de los poderes financieros que son los que te han colocado y los que de momento te mantienen aunque no por mucho tiempo, Mariano, pues ya disponen de un importante sustituto naranja para mantener una de las patas del duopolio hegemónicodinástico. Subirás las pensiones, por supuesto, como no, Sabes bien donde está el dinero, que tonto no eres, hay elecciones. Lo que haga falta pero sin tocar el IPC, ni el factor de sostenebilidad, ni el cómputo de años cotizados . Ojo que ahí está la trampa. Porque eso si, nada de tocar las reformas del sistema de pensiones que pactaste con sindicatos y PSOE y que son las que estructuralmente condenan a las futuras jubilaciones de nuestros jóvenes a una precariedad que les impedirá llegar a un retiro digno a no ser que, y ahí esta la bolita, suscriban un plan privado de pensiones en el banco de la esquina. Porque el banco de la esquina y todos lo bancos y todos los fondos de pensiones y en definitiva el capitalismo salvaje cuando muerde carnaza ya no la suelta. Y el nicho de negocio que para estos depredadores de capitales ajenos supone el pastel de las pensiones es suficientemente goloso como para  no dejarlo escapar. Por eso Mariano te creo, porque tu eres el encargado de esconder la bolita de la pensiones y los sindicatos domesticados y la socialdemocracia sometida son los ganchos que el sistema se  ha encargado de engrasar para que la estafa continue, para que el negocio de los de arriba siga creciendo a costa de los de abajo. Por esa razón acudí a la mani de Gijón, porque o tomamos la calle y defendemos el sistema de pensiones público o nuestos hijos lo van a tener muy crudo. Yo, al fin y al cabo, voy servido, Mariano.