sábado, 2 de diciembre de 2017

Ceferino


Me lamento siempre de llegar tarde a lo que desearía ser puntual. Asi me ha pasado con muchos amigos del alma de los que he tenido la suerte de disfrutar de su amistad y la, digamos desgracia, de gozar de ella durante un tiempo demasiado escaso. Pero me quedo con la botella medio llena de la fortuna pues a pesar de los pocos años que me sentí merecedor de la amistad de Ceferino fueron años jalonados de momentos de conversación brillante y amena, de tardes de verano alrededor siempre de buenos vinos,veladas relajadas y serenas acompañadas de la tranquilidad y el sosiego que transmitía.su sonrisa inteligente y bonachona , su fina ironía que solapaba el sufrimiento que desde ya algún tiempo le ocasionaba la enfermedad. Me queda su recuerdo que permanecerá en el cielo de mi memoria y de la de cuantos tuvimos el privilegio de gozar de su afecto y de su amistad. Hasta siempre , amigo Cefe-