domingo, 17 de abril de 2016

En ocasiones la primavera juega con la lluvia y nos regala lagos. Aun no he encontrado el mecanismo que agita mi consciencia para percatarme de que esta mañana es la optima para disfrutar de su contemplación y, como no, hacer trabajar a mi cámara para, como un cleptómano de museo, llevar la aurora a mi casa. Pero , claro que no, o mejor dicho si, son todas las mañanas, Asi me´lo asegura el campesino-ganadero-agricultor que se levanta todos los días antes que el sol. , Sucede que no todos los amaneceres son iguales, pero si, me recuerda, que todos son hermosos. Me lo ha contado también el pescador del pedrero que aprovecha las mareas de primera hora para hacer lo que a el,me asegura , más le gusta . Eso, pescar: A veces, te cuento, cuando el viento riza las olas se levanta un velo de satén húmedo que filtra los rayos del sol de tal forma que más que el astro rey parece la luna. Tienes que verlo.Pero ya élla, la luna , se ha ido para otros lados y no he podido hacer la comparación. Y yo, ¿que os voy a decir? Mejor os dejo estas semeyas que con las manos aun heladas por el rocío de la mañana he tecleado en mi ordenador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario