jueves, 11 de junio de 2015

LIBIA

Un día si y otra también por alguna página de nuestra prensa escrita o en algunos informativos de nuestra teles aparecen noticias de que cientos y cientos de libios arriban en pateras a las costas de Italia, Grecia y España huyendo de la miseria, el hambre y la muerte en el que su pais esta  sumido. Hace cuatro años los gobiernos europeos y USA iniciaban una acción militar para derrocar al tirano de Gadafi y llevar la democracia a este pueblo del Magreb. Hace cuatro años escribía este artículo: 
LA DICTADURA DE LA INFORMACION 
21 de marzo de 2011 a las 19:54
 Padecemos con creciente virulencia una intolerable manipulación informativa por parte de todos los medios occidentales incluidos los de nuestro país , prensa, radio y televisión que tiene como fin impactar con una terapia de schock en la opinión pública para hacernos tragar carros y carretas y legitimar así cualquier verdad oficial que nuestro sistema se inventa para realizar guerras, provocar levantamientos, inventar revoluciones o lo que les venga en gana con tal de justificar intervenciones militares disfrazadas de ayuda humanitaria que no tienen otro motivación que hacerse con algo tan preciado para nuestras economías como es el petróleo. Así ,en estos momentos, con el beneplácito de las naciones occidentales y del consejo de Seguridad de la ONU la flota del Pentágono, apoyada por unidades de la UE se despliega ante las costas de Libia para derrocar al ahora tirano. Y digo ahora porque hasta hace unos días nos regalaba caballos, invertía en nuestros clubs de futbol, asistiamos a sus fastuosas recepciones y éramos huéspedes reales en su suntuosa jaima. Como contrapartida se nos hacían pingues concesiones petroleras al mismo tiempo que llenábamos sus arsenales de ingente armamento con el que masacra a sus súbditos. Aparecen primicias en las páginas de nuestros periódicos : el ginecólogo libio, residente en Trípoli, confirma a un diario italiano que, alarmado por las noticias que escuchaba por la radio sobre terribles matanzas en el barrio de Fascilum en la ciudad de Trípoli, llamó por tfno. a su cuñado residente en la zona y éste le contestó desde una terraza de dicho barrio donde se encontraba tranquilamente tomándose un café. Fotos de fosas comunes dieron la vuelta al mundo en la portada de los periódicos. El periodista Italiano Bargawui Badri se acercó al barrio Tadjoura y no encontró nada. En un cementerio se realizaban las tareas habituales de limpieza de lápidas y traslado de restos. Este mismo periodista viajo hasta el aeropuerto militar de Trípoli para hacer la cobertura de la noticia que los medios occidentales habían difundido informando que había sido tomado por las tropas rebeldes. En el aeropuerto no había rastro de los sublevados. Eso si, estaba fuertemente vigilado por los militares. En esa misma semana el ministro de Asuntos Exteriores británico anunciaba que el coronel Gadafi había huido a Venezuela. Estas declaraciones fueron difundidas por todos los medios de comunicación sin contrastrar. La agencia EFE vertió la información de que corrían incesantes rumores de que el dictador y sus hijos habían sido asesinados por sus consejeros. El mismo día el odioso tirano salió en la televisión desmintiendo la noticia. Esta misma tarde una cadena de tv difundía una entrevista al líder libio en la que una de las preguntas que se le hacía era la de si utilizaría armas químicas contra los sublevados. ¿No les recuerda nada esto?. Mientras tanto en la oriental región Cirenaica, productora del 25 por ciento del petróleo que se extrae en este país, miles de trabajadores subsaharianos, vietnamitas, turcos y egipcios se amontonan despavoridos en las fronteras de la vecina Túnez huyendo de la masacre a que son sometidos por las tropas denominadas rebeldes, acusados de pertenecer a las milicias armadas del dictador. De esto se habla menos. Trabajadores emigrantes que acudieron en masa a la próspera región `para trabajar en las compañías occidentales explotadoras del petróleo de la zona. Según ACNUR más de 200 mil emigrantes se hacinan en los campamentos de la vecina nación en espera de ser repatriados sin apenas agua, comida, luz ni habitación. Es que el simpático y pintoresco coronel, al que agasajábamos cada vez que venía por nuestros lares, de la noche ya la mañana se ha convertido en un despreciable y despótico personaje al que hay que derrocar.¿ Es que el pilar de la política antiterrorista en el Magreb se ha transformado por arte de magia en un líder de la traza de Osama Bin Laden?. La mentira es deleznable y la guerra horrible. Pero ¿cómo podemos calificar a las mentiras que se dicen para hacer una guerra? Si en lugar de petróleo en este atribulado país hubiese alcachofas¿ tendría tanta importancia para los medios informativas que Gadafi fuese un tirano o una hermanita de la caridad? Abomino de las dictaduras de los Gadafi, Mubarak, Saddam Hussein o Franco, pero no menos de las dictaduras a que nos quiere someter la desinformación de estas democracias de los mercados. Y mientras tanto, ¿alguien sabe de lo que está pasando en Wisconsin?. j balaguer

No hay comentarios:

Publicar un comentario